*******************************************

Favaritx…y María del Mar Bonet

marzo 8th, 2019

La visita de un nutrido grupo de voluntarios al faro de Favàritx el pasado 23 de Febrero dejó muy buena impresión. En primer lugar por la excelente acogida y explicaciones o que nos prestó José Barthélemy, uno de los tres técnicos de señales marítimas a cargo de todas estas señales en Menorca, como sabemos dependientes de la Autoridad Portuaria. En segundo lugar porque el tiempo acompañó con un sol radiante y en tercero porque resultó que Favàritx es mucho más que un faro. En efecto, gracias al interés, a un suponemos que persistente esfuerzo a lo largo de años enteros, y a un indiscutible buen criterio, otro técnico, a quien nos gustaría poder saludar algún día, consiguió dar forma a un verdadero museo de señales marítimas. Con estos ingredientes el interés y provecho de la visita estaba asegurado, pues pudimos hacer un gran repaso de las tecnologías de la señalización marítima (faros, boyas flotantes, balizas) en lo relativo a fuentes de energía, su manejo (gases como el acetileno, líquidos como el aceite lampante antiguamente, etc.), los sistemas de generación de las características de cada señal (destellos, luz fija, aparatos ópticos) y muchos detalles más. Todo ello permitió sin duda que el grupo se hiciese una idea cabal de la misión que los torreros de faros debían cumplir, con todos los esfuerzos físicos del acarreo, control de funcionamiento, mantenimiento y tantas más, y la preocupación constante por asegurar el perfecto funcionamiento de las señales.

Para quienes ya conocíamos el mundillo de los faros, recuperar el olor de la sala de máquinas, ver el canal de descenso del peso que accionaba la rotación del aparato óptico, toparnos con un catálogo de recambios de la famosa casa AGA sueca, la inventora del sistema de encendido y apagado automático de las señales sin ningún componente eléctrico ni mucho menos electrónico, fue todo un regreso a años pasados. Y para remate de la visita, el ascenso por una escalera de 120 peldaños hasta la linterna fue un complemento diría yo que necesario para acabar de entender la vida en un faro. El panorama desde arriba no se puede explicar, hay que verlo, puede uno imaginar que está en el faro del fin del mundo… Al final, descubrir expuesta en la pared una rosa de los vientos con dieciséis vientos en lugar de los ocho bien sabidos por todos, y en especial por todos los menorquines, plantea un cierto reto a Maria del Mar Bonet, para que cuando cante como ella sabe hacerlo su “Jota marinera” en la que se desgranan los nombres de los “vuit vents del món”, añada otra estrofa para los otros “vuit” que vimos el otro día y que provocaron más de un comentario y más de una foto.

A ver si alguien puede hacer una propuesta… Gracias de nuevo, José, gracias también a la Autoridad Portuaria por su buena disposición y hasta una nueva aventura.

Oscar Sbert Lozano

Ingeniero Industrial

Creció en el Faro de Montjuic

*******************************************

El puerto de Mahón y los hidroaviones

febrero 25th, 2019

Un Macchi-18 sobrevuela el puerto de Mahón en 1923
Frente la rampa del hangar de los hidroaviones

 

 

Este pasado domingo 17 de febrero, algunos voluntarios de la isla del Rey comentaban la noticia <Es Diari> sobre la posible programación de vuelos interinsulares operados con hidroaviones. Me ha venido a la memoria que sería estupendo que nuestro puerto volviera a recuperar actividad aérea en la plana de Cala Figuera, esa gran lámina de agua que el puerto cuenta entre las riberas de Cala Rata, San Antonio, Isla del Rey, Fonduco y Punta des Rellotge, donde los antiguos hidroaviones realizaban sus amerizajes y despegues.

<Una compañía balear pretende operar la conexión interislas con hidroaviones>, era el titular del MENORCA y detallaba: “IslaAir operará con hidroaviones DHC-6 300 Twin Otter, con 2 pilotos y capacidad para 18 pasajeros. Con una autonomía de 1.296 kilómetros, estas aeronaves vuelan a una velocidad de 230 kilómetros por hora. Señalan que para operar desde los puertos solo necesitan un espacio en el muelle en el que instalar una pasarela para que los hidroaviones atraquen y efectúen el embarque y el desembarque de pasajeros.

Las operaciones de despegue y aterrizaje se harán fuera de los límites del puerto salvo en «poco frecuentes condiciones meteorológicas», en que sí se necesitaría operar dentro del muelle. La distancia requerida para efectuar estas maniobras es de entre 300 y 500 metros.

<IslaAir> pretende operar los 365 días del año y se dirige a la población local y a turistas. La compañía advierte que su propuesta mejora las conexiones aéreas con una reducción del coste –anuncian «unos precios más competitivos que las líneas aéreas convencionales»– y del tiempo, ya que operarán desde los puertos, es decir, «cerca del centro de la ciudad». Contemplan crear 150 puestos de trabajo.

La empresa no dispone aún de los permisos para operar, pero las conversaciones ya mantenidas con las autoridades estatales han sido «positivas». Esta última semana han presentado el proyecto a las instituciones baleares.” (sic)

Esta amplia y detallada información da la impresión que la implantación del servicio es relativamente fácil, cosa complicada ya que en la actualidad los puertos en España son para navegación marítima y no están autorizados alternar con tráfico aéreo regular.

Podemos recordar perfectamente, que hace pocos años, concretamente el 18 de Junio del 2010, el propietario de la firma Travel Fly Dreams, amerizó con un cliente junto a Punta Prima y su hidroavión fue inmediatamente confiscado por la autoridad pertinente.

Para seguridad de la navegación aérea internacional, las normas son muy restrictivas y no es nada fácil que en España se flexibilicen autorizando vuelos marítimos en puertos, para compartir espacios de tráfico aéreo con las instalaciones aeroportuarias terrestres.

Sin embargo fueron los puertos con sus instalaciones marítimas, los que originaron el progreso de la aviación, pero los nuevos establecimientos terrestres, que con el tiempo, se iban construyendo, los puertos perdieron funcionalidad, y fueron quedando absorbidos por los aeropuertos. Finalizamos la conversación, contemplando la fotografía aérea de la Isla de las Ratas, que tenemos en la Isla del Rey, recordando que la dragaron entre los años 1934 y 1936, para facilitar el amerizaje y despegue de los hidroaviones de la época.

Antonio Pons Villalonga

Expresidente del Real Aeroclub Mahón-Menorca

****************************************

Entre planes e ilusiones

febrero 6th, 2019

Imposible utilizar el Muelle de Fontanillas en Es Castell, embarcábamos el domingo pasado más resguardados, en el del Club Marítimo de Mahón en la sufrida semirrígida que nos vino de Motril, procedente de la lucha contra la droga. Nunca pudieron imaginar los narcos el servicio que nos iban a prestar.Embarcaba, digo, un grupo irrepetible de voluntarios, resguardados de nuestro conocida y dura tramontana. Visitantes también: gentes de Ciutadella y otros cercanos al Museo Naval de Madrid. ¡Valientes!. Ahora seguiremos trabajando con la seguridad jurídica de un bien trabajado Plan Especial, aprobado por unanimidad por todos los grupos políticos municipales en un Pleno que para muchos de nosotros revistió especial emoción. Un paso importante más.Recordaremos especialmente este domingo 3 de Febrero no solo por las olas, el viento y el frio, sino por la constatación de que con voluntad y cultura del esfuerzo se puede alcanzar todo. Por supuesto queda camino. El inmediato, esperar la posible ayuda procedente del 1,5% Cultural que tramitó nuestro Ayuntamiento y que conceden los Ministerios de Fomento y Cultura. Con ello terminaríamos el Ala Sur la que queda por rehabilitar del edificio histórico. Porque el Ala Principal, salvada recientemente gracias al apoyo de FUNDATUR, albergará el Centro de Interpretación del Puerto en colaboración con todas las entidades y empresas que piensan, quieren o trabajan en él. Luego vendrá la licencia de obras reglamentaria, para acometer la recuperación del barracón que llamamos Lángara que se construyó a finales del XVIII para albergar a las tripulaciones de una escuadra de mil cañones, mandada por el almirante de este nombre, preparada para la conquista de Toulon. En este barracón está previsto se instale el Centro de Arte Hauser&Wirth una de las firmas más prestigiosas del mundo en Arte Contemporáneo, lo que puede representar dar un necesario tirón cultural a nuestro Puerto, perdida su antigua función militar, en peligrosa decadencia su faceta comercial.Y seguimos sin perder impulso, cerrados ya en agenda actos para este verano como la clausura del Festival de Cine de Menorca (20 de Julio) o el XI Foro Isla del Rey (8 de Agosto). Y no descartamos ilusionados avances importantes en los citados Centros de Interpretación y de Arte Contemporáneo.

Manos a la obra, este próximo domingo 10 de Febrero lo dedicaremos a una especial limpieza, porque en catorce años hemos acumulado mucho material, alguno entrañable como el ruidoso y viejo grupo electrógeno que nos dio energía durante los primeros siete años o una escalera metálica de extensión manual que regresará como pieza de museo al Parque de Bomberos y que nos sirvió para las primeras limpiezas de fachadas y bajantes de pluviales. Los <Yellow Catamarans> se han sumado a la iniciativa ofreciendo el transporte gratuito de voluntarios y acompañantes, algo que valoramos enormemente. (salida 08:30 del Muelle Comercial). Entre planes e ilusiones, la Fundación Isla del Rey sigue fiel a su vocación de restituir un espacio público para disfrute de todos los menorquines y de cuantos vienen para conocer quienes somos, donde vivimos y que raíces históricas han conformado nuestra alma.

Fundación Hospital de la Isla del Rey

********************************************

Breu ressenya del metge estomatòleg Enrique Mir Álvarez

febrero 2nd, 2019

Amb motiu de la donació del mobiliari i aparells odontològics del seu despatx a l’Associació d’Amics de L’Illa de l’Hospital.Enrique Mir Álvarez (Maó, 3 d’agost 1919-1996) fou el quart dels cinc germans, Pedro, Antonio, Guillermina i Pilar. Els seus pares foren el doctor Pedro Mir Llambías (1888-1937) i Mª. Dolores Álvarez Paz (1892-1921), traspassada quan el petit tot just tenia dos anys; fruit de les segones núpcies, va ser criat per la seva segona mare, Concepción Albertí Preto (1890-1978). Son pare havia ampliat estudis a París, exercint la medecina a Menorca com a metge cirurgià i ginecòleg. Va dirigir fins al seu òbit als quaranta nou anys l’Hospital Municipal de Maó, al cos de Gràcia. Conten que anava en carro a visitar els malalts, sense cobrar-los si no el podien pagar.Enrique Mir va cursar l’escola primària a Mateu Fontiroig i els estudis de batxillerat a l’institut de segon ensenyament, ubicat on hi havia hagut l’Escola de Nàutica (1855), a les dependències de l’antic convent franciscà (actual Museu de Menorca), al Pla des Monestir, de Maó, on va obtenir el batxiller l’any 1936.Enrique Mir no es lliurà del servei militar atès que formà part de les tres quintes de joves menorquins cridats a files en finalitzar la guerra i enviats a Saragossa, en un viatge en el vapor correu Coca que durà tres dies en unes condicions penoses, i mal mirats per procedir de zona republicana. En el servei obligatori es presentà com a manobre voluntari, cosa que va possibilitar que pogués gaudir de permisos. L’anunci oficial de concessió de pròrrogues per part del nou govern va coincidir amb l’estada de permís a Menorca, navegant al port de Maó amb el llaüt El Mayo, amb la seva promesa Margarita Orfila (es varen casar el 20 de març de 1954) però va aconseguir arribar a temps per tal de sol•licitar l’esmentada pròrroga que el va permetre començar els estudis universitaris. Recollint el testimoni de son pare, inicià la carrera mèdica el curs 1939-40 matriculant-se a la Facultat de Ciències de la Universitat de Barcelona (la ciutat fou incorporada al bàndol nacional el 26 de gener de 1939), i continuant a la Facultat de Medicina de la Universitat de Salamanca (1940-46), coincidint amb el seu company d’estudis i amic Tomàs Orfila, i amb Vicente Macián que estudiava al seminari, d’on el deixaven sortir gràcies a que els dos companys menorquins l’anaven a cercar. A València continuà els seus estudis durant el curs 1946-47, amb el corresponent carnet d’afiliat al Sindicato Español Universitario (SEU) -amb data d’admissió de 20 d’agost de 1939- figurant com a estudiant de medicina, que segons l’article 70 de la Ley de Ordenación de la Universidad Española era obligació i dret de l’escolar universitari considerar la seva labor com un servei obligatori a la Patria, que havia de complir amb exactitud i esforç per tal d’aconseguir la millor formació acadèmica i professional. Finalment, es traslladà a la Facultat de Medecina de Madrid cursant estudis en l’especialitat d’Odontologia i Pròtesis (Escuela de Estomatología), durant el curs 1947-48, llicenciant-se l’any 1950 tal com consta en l’orla de la seva promoció i en la fotografia de tot el grup en front de la façana de l’escola. El divendres, 12 de gener de 1951, el Menorca Diario Insular del Movimiento en l’apartat Ecos de Sociedad felicitava i desitjava tota sort de prosperitats, anunciant la benedicció i la inauguració, el dia anterior, de la nova Clínica Dental del Médico Odontólogo Enrique Mir Álvarez, al carrer de Prieto y Caules nº 15 a la casa paterna de Sa Raval, i l’any 1978 es traslladà al carrer Isabel II nº 13. Així mateix cursà la sol•licitud per a col•legiar-se en el Colegio Oficial de Odontólogos de Balears, i redactà la declaració jurada exigida per la Delegación Provincial de Sindicatos de F.E.T. y de las J.O.N.S. de Baleares, del departament Sindicato Provincial de Actividades Diversas. Grupo Protesis Dental, d’acord amb les Juntas Nacionales de Prótesis Dental y Gabinetes Odontológicos.Fou el primer a Menorca en introduir en la seva consulta una nova tecnologia en forma d’aparell semblant a una turbina d’aire comprimit que permetia la neteja i llimat de les dents d’una forma més efectiva, substituint l’antiga rodeta de pedals que havia adquirit en la seva època d’estudiant. Altrament, no s’ha de menystenir l’afició que Enrique Mir sentia per el joc de billar, la caça de la perdiu, i especialment la pesca, fins el punt que es va convertir en el president de la Confraria de Pescadors.El doctor Mateu Seguí Mercadal destacava en un article en el diari Menorca (30/03/1996) la necrològica del seu funeral oficiat per un emocionat pare Macián a l’església de Santa Maria, plena a vesar per tal de retre-li homenatge pòstum, testimoniant l’estimació i el reconeixement que el poble de Menorca tenia cap es doctor dentista Mir, donat el caràcter obert i extravertit, una especial bonhomia, un refinat sentit de l’ humor i la seva fama com a professional metge odontòleg. Sobresortia per la seva empatia i disponibilitat en el tracte cap els pacients, coneguda arreu, al igual que la seva generositat hipocràtica, heretada del pare.El seu fill Pedro Mir Orfila ha seguit el camí de son pare, al igual que els nets Kike Mir Pons, Xavi Mir Marí i Maties Pons Mir.Ara, la seva esposa Margarita Orfila ha fet donació del mobiliari i aparells odontològics del despatx de Enrique Mir Álvarez a l’Associació d’Amics de L’Illa de l’Hospital, a la sala dedicada a la odontologia en l’històric hospital britànic del segle XVIII construït sobre l’illot conegut com l’Illa del Rei, en el port de Maó, d’ençà el rei Alfons III el Liberal hi desembarcà l’any 1287.

Miquel A. Pons Carreras.

Professor de geografia e història.

***************************************

Visita a la Estación Naval de Mahón

Enero 11th, 2019

Adelantado al domingo día 6, festividad de los Reyes Magos y Pascua Militar. Uno de estos contados domingos en que no hemos trabajado en la Isla del Rey.

Como alternativa, reunión de voluntarios y visita a la estación Naval de Mahón de la mano de su Comandante el CF. Guillermo Coll y con el apoyo como guía del Cº1º Oubiña. Visita más que interesante. Muy sensibilizados nuestros amigos ingleses, No en balde bajo dominación inglesa se explanó la Isla Pinto o d´en Pintó que ellos llamaban “suffren” por su color azufrado y se construyeron parte de los edificios que aun hoy forman parte de la Base.

El recorrido  se ha iniciado en la Capilla, uno de los primeros edificios que construyeron entonces, que fue por tanto anglicana inicialmente  y posteriormente católica como en la Isla del rey. Tiene forma alargada ya que a su costado formando un mismo cuerpo, estaban los almacenes de mástiles. Recuerdo el sistema que tenía el arsenal inglés para el mantenimiento de sus barcos en el Mediterráneo lo que evitaba se desplazasen a su metrópoli atlántica: el barco una vez amarrado, se desarbolaba y luego se recostaba de un costado lo que permitía la limpieza de uno de sus  fondos; la maniobra se repetía en el otro costado. También sabéis que entonces los barcos ingleses ya forraban la obra muerta  con planchas de cobre.

De la capilla hemos pasado a Isla Pinto. Nuestro neurocirujano Fabián –que por cierto se consolida como columnista del Diari- está muy preocupado por su estado. Todos esperamos que se recupere.

De la isla  Pinto hemos entrado en los túneles: 600 metros excavados en terreno pizarroso en los que se realizaba el ensamblaje y mantenimiento de torpedos tanto para submarinos como para estaciones torpederas. Llama la atención que estos túneles se construyesen a partir de 1945 y con ayuda norteamericana. Desde luego se trabajó bien porque prácticamente no hay fisuras en su “caja” de hormigón. A trechos se encuentran “aperturas de descanso” a modo de juntas de dilatación e imagino para posibles drenajes. Reitero que en 1945 cuando oficialmente parecía que vivíamos una España autárquica y aislada,  los norteamericanos ya se apoyasen en nosotros-e invirtiesen-  en plena Guerra Fría contra la URSS comunista., potenciando a nuestros submarinos e indiscutiblemente a los suyos. La maquinaria que aun se conserva es impresionante, a  pesar de su deficiente estado.

Con nuestra mentalidad recuperadora, nuestras mentes bullían. No descartamos proponer un domingo en que volquemos todo nuestro esfuerzo en una primera labor de mantenimiento. Es cuestión de aceiteras de pistón, aceites quemados, 3 en 1 al por mayor. Sería una forma de agradecer la visita y pasar el mensaje de que aquello  no se puede abandonar. ¿Crear una asociación de  voluntarios  de la Base Naval? ¿Aumentar plantilla de personal civil y/o militar? ¿Cursos de formación profesional? ¿Parados? ¿TBC,s?.

Si en Cartagena ha podido hacerse –y lo comprobamos recientemente- ¿por qué no en el Puerto de Mahón?.

Pero volvamos a lo nuestro y al próximo domingo día  13 de trabajo normal.

Luis Alejandre Sintes

Presidente Fundación Hospital de la Isla del Rey