*************************************************************************************************************************

La sala de las sagas

Desde hace unos meses, los pabellones médicos del Hospital de la Isla del Rey cuentan con una peculiar sala dedicada a la especialidad de Oftalmología. Y es peculiar porque responde a un trabajo colectivo de tres sagas de oftalmólogos que, derrochando esfuerzo e ilusión, ha cristalizado en una magnífica exposición de instrumentos y aparatos oftalmológicos, algunos de épocas tempranas del siglo XX, cuidada con cariño y dedicación por la diplomada en enfermería Mercé Bagur, y que, como todas las demás ya terminadas se puede visitar los domingos.

Todo empezó con el encargo que me hiciera Luis Alejandre y que de alguna manera me agobió porque era consciente que no veía cómo llenar una sala, pero con mi esposa y también oftalmóloga Concha Valero, empezamos a rebuscar antiguos instrumentos quirúrgicos propios y de mi padre, el oftalmólogo Pedro Bosch Olives quien había trabajado en el propio hospital durante y después de la guerra civil española. Luego, planteé el proyecto a mi amigo de los viejos tiempos de la Facultad de Medicina de Zaragoza y veraneante habitual en Menorca, el doctor Juan García de Oteyza quien se adhirió entusiasmado. Ambos somos hijos de oftalmólogos y padres de oftalmólogos, los doctores Jordi Bosch Valero y Gonzalo García de Oteyza Delbés, de ahí que se empezara a hablar de “sagas” y a nutrir la sala de diversos aparatajes antiguos debidamente restaurados.

Más adelante el doctor Oteyza contactó con una oftalmóloga de Barcelona, la doctora África Menacho Viladot quien por uno de los azares de la fortuna acababa de dejar la antigua consulta de su padre, el doctor Rafael Menacho García-Menacho, fallecido pocos años atrás, también veraneante de toda la vida en Menorca, y se entusiasmó con la idea de que el señorial mobiliario con el que trabajara toda la vida su padre, sus preciosos instrumentos quirúrgicos con mango nacarado y multitud de cuadros históricos de los más conspicuos oftalmólogos españoles y extranjeros, pervivieran en l’Illa del Rei.

La “Sala de las Sagas” contribuye en su modesta medida a la admiración que despierta en todo el mundo la modélica restauración del Hospital de L’Illa del Rei, un proyecto liderado y dirigido por Luis Alejandre y hoy día realzado por la galería de arte Hauser &Wirth, en el que la bella especialidad de oftalmología ha encontrado su rincón de homenaje.

Pedro J. Bosch Barber

Voluntario oftalmólogo

**************************************************************************************************

De islas y puerto

Illa del rei 04/02/2022

modal

Una Isla es una isla. Y si es reducida como la Isla del Rey , no cabe aeropuerto y toda su vida viene por mar. Elemental. Algunos días un mar molesto, racheado; pero generalmente un mar amigo.

Me han comentado que los traslados se hacían allá por el 2004 con un llaud de Germán Torrent -la “Picua”- y con lanchas de reducidas dimensiones propiedad de Jaume Roca y Mike Puttok. Un buen amigo de Argel mandaba vino y dátiles (1). Pronto vieron que eran insuficientes y supimos acceder a una subasta de barcos procedentes de la lucha contra la droga. Allí accedimos a una buena semi rígida de 14 metros depositada en Motril que –a trancas y barrancas – resistió hasta finales del año pasado, siempre de la segura mano de un “todo terreno” Toni Barber. No podíamos pagar lo que consumían sus dos potentes motores; probamos con uno sin buen resultado. Al poco tiempo la familia Puyol nos dio otros dos de menor cilindrada y consumo, que aun rinden a pesar de ser de dos tiempos. Nosotros no necesitamos la misma potencia de los narcotraficantes, a quienes siempre agradeceremos el que nos llegase una buena embarcación fabricada en Italia, que ha permitido su recuperación (2), especialmente con la reposición de sus dos grandes balones de neopreno que le proporcionan su estabilidad. Trabajo bien hecho por una empresa mallorquina –Jaume Pons- al que se ha añadido el de nuestro “mestre d´axa” Javier Moll para arreglo de los interiores, trabajando ambos en una nave cedida por Conrado Asociados.

De islas y puerto

Hemos cubierto su ausencia con dos apoyos: otra vez con el de la familia Puyol afincada en Cala Ratolí y como novedad, con el apoyo de los Prácticos del puerto tras una buena gestión de Autoridad Portuaria y mi amigo Ricardo Matoses ”persona entrañable, enamorado de Menorca” próximo a su jubilación. Por Ricardo conocemos la historia de Nacho, Capitán del «Ciudad de Granada» cuyos padres eran de Es Castell. José Preto Moya, abuelo de Nacho, apellidos bien comunes en el bello pueblo de Llevant, nos llegó su carnet de Práctico fechado en 1941 y el “Reglamento de Practicajes y Amarrajes y Tarifas” de marzo de 1948, un interesante documento cuya lectura nos sitúa en la vida de nuestro Puerto a mitad del siglo XX. (3)

De islas y puerto

Dificilmente pagaremos estos apoyos de ahora, valorando como ejemplo no frecuente, que personas altamente calificadas como son los prácticos Vicenç Tomás o Jofre Enseñat, se comprometiesen a trasladar a unos simples voluntarios en su dominical tarea de recuperar un bien del Puerto. El que nos une a todos y al que todos queremos. Gracias Vicenç, Ricardo y Jofre…por supuesto también a los patronos de la embarcación.

(1) Un día contaremos el porqué de este vino y estos dátiles argelinos.

(2) Nueva cuesta 160.000 euros.

(3) Una bella historia que necesitará un capítulo aparte.

José Barber Allés

Voluntario

*****************************************************************************************************

La Isla del Rey

La Isla del Rey

Soy voluntario de esta Isla desde hace bastantes años y estoy orgulloso de poner mi grano de arena para recuperar el antiguo Hospital Militar y su entorno, situado en medio del seguro y bello puerto de Mahón.

Aquel Hospital que había sido ingles desde 1711, dejó de serlo el año 1964. Cuando un edificio se abandona va perdiendo calidad, seguridad, estética y fortaleza. Si a lo dicho se le añade que, una vez abandonado, tuvo visitas que no fueron de cortesía sino de depredadores que se llevaban todo lo aprovechable, ya imaginan a que estado llegó. Fue como si a un enfermo en vez de darle tratamientos para curarlo, le dieran garrotazos, para robarle además con nocturnidad y alevosía.

La Isla del Rey

Un día un militar de alta graduación navegaba por el bueno y bello puerto mahonés acompañado de un curso de estudiantes de arquitectura, los cuales comentaron y criticaron el estado de gran deterioro que, comparándolo con los humanos, se podría afirmar que estaba en coma profundo.

Ni corto ni perezoso el militar no solo decidió volver a la Isla del Rey el domingo siguiente, sino que convenció a un grupo de amigos para que hicieran lo mismo. Así un domingo y otro, un mes y otro, un año y otro, hasta nuestros días, se ha conseguido que el citado hospital en coma profundo, ahora está vigoroso, fuerte y rejuvenecido que da gusto verlo.

Pero no son solo los edificios lo que se ha recuperado sino también lo que se guarda dentro de ellos. Actualmente la Isla del Rey es un gran museo con muchas salas en las que se

guardan objetos, herramientas, libros… todos ellos con gran valor histórico.

La Isla del Rey

En la parte exterior se puede observar importante arbolado sobre todo de acebuches, los cuales muchos se trasplantaron pequeños y los primeros años se cuidaron mucho porque de no hacerlo así no habrían sobrevivido el seco verano menorquín. Se podaban con mimo, se regaban cada domingo cuando había que ir a buscar el agua lejos con dos calderos uno en cada mano. Al cuarto año después del trasplante ya no hacían falta cuidados tan minuciosos. (1)

Marcos Segui Pons.

Voluntario

  1. Con modestia el autor no se atribuye el enorme mérito de haber transformado una zona degradada utilizada como basurero de material sanitario en la que habían crecido algunos “ullastres” salvajes, en un bello bosque integrado en el conjunto, valorado por los paisajistas de Hauser&Wirth y por los miles de visitantes que acuden a la Isla del rey.

****************************************************************************************************************************

La Isla del Rey con los ostomizados

La Isla del Rey con los ostomizados
05/01/2022

A mas de una persona la palabra ostomizado, le puede sonar a chino, pero cuando entras en este mundo por haber sufrido una operación de cáncer de colón, en mi caso se me diagnosticó el pasado año 2021, concretamente en el mes de Abril, así que mis 76 años, los celebré en el Hospital Mateo Orfila…no quiero ser reiterativo, pero si recordar que todos los sanitarios, se portaron conmigo profesionalmente y personalmente de dalt de tot.

La Isla del Rey con los ostomizados

Internet es fantástico, para saber infinidad de cosas y situaciones, en este caso me ha recordado a personas famosas que, apreciado lector, te pueden sorprender porque han tenido ostomia como: Al Geiberger, exgolfista profesional; Dwight David Eisenhower, el 34º presidente de los Estados Unidos de América, fue un general de cinco estrellas, si bien muchas personas conocían sus problemas de salud, casi nadie sabía que “Ike” también tenía una ostomia; Jerry Kramer exjugador de fútbol americano, muy recordado por su carrera de 11 años como un agresivo jugador de línea para los Green Bay Packers; Marvin Bush el hijo mas joven de George H.W. Bush, se le realizó una ostomia después de un cirugía que le salvó la vida, usa el nombre de su padre para beneficiar a la Fundación Nacional para la Ileítis y la Colitis; y un largo etcétera.

La Isla del Rey con los ostomizados

Una preocupación importante, es que los servicios estén preparados por si tienes que cambiar la bolsa que llevamos pegada a nuestro cuerpo, gracias a los cirujanos y a nuestro Señor…verdaderamente esta facilidad, la minoría de veces no la encontramos, desgraciadamente…Los lugares públicos en general, suelen disponer de wc para los discapacitados. ¡Bravo!

Vatuadell cent llamps, recientemente estuve comiendo con tres amigos tertulianos de la COPE y cuando necesité efectuar el cambio de bolsa, los servicios no estaban preparados ni para las personas normales. ¡Mal!

Como voluntario de la Isla del Rey, quiero informar a todos (incluye a todas) mis compañeros de viaje ostomizados, que tenemos dos servicios wc para discapacitados, incluidos nosotros…además recién señalizados.

Otra dificultad es poder comprar carteles que señalen las figuras ostomizadas, con las correspondientes bolsas…Después de varios intentos, quién podía resolver el tema, por supuesto mi amigo y colaborador de la Isla del Rey, Paco Sturla, de Foto Sturla…Xisco de tal palo tal astilla…O sea en Foto Sturla, ya los venden.

José Barber Allés

Voluntario