Ecos de una visita Real

modal

Illa del rei
18/01/23

La primera noticia sobre la visita de los Reyes Felipe y Leticia a Menorca la recibimos por carta del Jefe de su Casa el 12 de diciembre 2022. Se nos pedía cierta reserva por las variaciones que su densa agenda puede tener. Y la verdad es que no cambiamos nuestros hábitos. Trabajamos normalmente los lunes 26 de diciembre y 2 de enero. A partir de entonces, sin necesidad de dar instrucciones, cada grupo de voluntarios preparó sus zonas: jardín de plantas medicinales; farmacias; patio, cristales, proyecto de Centro de Interpretación etc. El 3 y 4 de enero ya teníamos los servicios de seguridad y protocolo de la Casa entre nosotros, cuando diseñamos el programa y acotamos tiempos. Entendíamos que la visita a la Isla del Rey debía hacerse por la mañana (no tenemos aun acometida eléctrica en todas las salas). Por la tarde la humedad de estos días invadía la Isla y recordamos que somos el punto más oriental de España, es decir, donde el sol se pone antes.

Ecos de una visita Real

Cierre definitivo del programa ,con pequeños retoques, el miércoles 11. Habíamos resuelto el tema de los transportes por el apoyo de los Yellow Catamarans, utilizando como segundo muelle el de Fontanillas como “cordón umbilical” para el transporte de voluntarios, invitados y servicios.

Ecos de una visita Real

Como hacemos siempre no solo convocamos a los voluntarios, sino que aceptamos la demanda de quienes querían acompañarnos. ¡De ahí que nos juntásemos mas de 150 personas sobre la Isla! Desde luego bastantes mas de los que se presentan cada domingo de invierno a las 0830 en Fontanillas para trabajar. Control exhaustivo de listas; temprano despliegue policial; presencia de tedax y perros adiestrados husmeándolo todo. Los GEAS de la Guardia Civil controlando el fondo marino.(Por cierto encontraron una moto y una lavadora en Fontanillas que un dia sacaremos del Puerto. No era dia para pedirles que nos reparasen la tubería de agua que un barco de Grimaldi partió en dos el pasado 27 de diciembre).

Ecos de una visita Real

En resumen, protocolo riguroso y necesario.

Luego el jueves 12 todo bien, cumpliendo horarios e itinerarios en un ambiente relajado y cordial. La prensa, especialmente el diario “Menorca”, lo reflejó muy bien. Una sencilla copa de vino servida en la Cantina, tras una breve visita a la galería de Hauser&Wirth, sirvió de broche final para contactos de los Reyes con los presentes.

En su dedicatoria plasmada en nuestro libro de honor, el Rey nos habla de una “visita emocionante”; de “valores como la solidaridad y la voluntad de concordia”, resaltando la valía de este tipo de “iniciativas sociales y culturales nacidas de la sociedad civil”

Día para recordar en nuestra ya veterana historia, que vino a reforzar nuestra cohesión como grupo y que nos anima a seguir superando las dificultades que sobre la marcha también se señalaban, aunque no era tampoco día para reivindicaciones.

¡Gracias Majestades! ¡Enhorabuena voluntarios!

Luis Alejandre

Voluntario

*****************************************************************************************************************

Otro Cleghorn en la Isla del Rey

modal

2 de 2Illa del rei08/01/23

Cuando supimos que el Dr. George Cleghorn, el cirujano escocés de Edimburgo que perteneció al regimiento 22, había atendido a los enfermos y heridos de la escuadra británica, durante 13 años – desde 1736 a 1749 – nos surgió la necesidad de conseguir algún ejemplar del libro que escribió « Observations on the epidemical diseases in Minorca « en el que describe sus experiencias desde 1742 a 1744.

Afanados en su búsqueda tuvimos suerte en una librería de Canadá de la que compramos un ejemplar de la edición de 1751. Rápidamente nos afanamos en conseguir su traducción, extremo este que logramos después de no pocas gestiones, haciéndose cargo de su edición la Real Academia de Medicina. Su venta nos permitió recuperar los 1350 $ que habíamos conseguido recaudar entre varios voluntarios para la compra del mismo.

Dado que el Hospital Naval de la Isla del Rey era el primero del mundo construido por los ingleses (fuera de la metrópoli) y que fue considerado el más importante de Europa (luego vendría el de Malta y otros) dicho libro al publicar las experiencias relativas a nuestro Hospital, fue considerado un éxito mundial.

Por ello supimos que en pleno siglo XVIII se habían hecho 8 ediciones del mencionado libro (6 en inglés, una en francés y otra en alemán) por lo que, además de dedicarle a tan emblemático personaje la sala de autopsias, decidimos buscar ejemplares de las otras ediciones, hasta completar la colección. Así conseguimos:

De la primera edición. Londres 1751, 2 ejemplares (ademas del adquirido por la Fundación, uno donado por Ian Warren en 2016).

Un ejemplar de la tercera edición. Londres 1768. (comprado por la Fundación).

De la cuarta edición: Londres 1779. 3 ejemplares. Uno adquirido en Barn Books 2008. Otro donado por Paul Orsich en 2013 y un tercero reencuadernado comprado en The Book Haven de Lancaster.USA.

Otro Cleghorn en la Isla del Rey

La considerada quinta edición es un libro editado en Philadelphia (USA) en 1809 con una interesante nota para los estudiantes firmada por Benjamin Rush.

G. Cleghorn tuvo la inquietud de querer saber el motivo por el que habían fallecido sus pacientes. Para ello empezó a «abrir» a los muertos, realizando más de 1000 disecciones de cadáveres (luego se llamarían autopsias). En ausencia de cadáveres humanos, se hacía traer monos del norte de África, para seguir investigando. Téngase en cuenta que la Inquisición en España no permitía la manipulación de cadáveres, pero en Menorca, al ser británica, el Santo Oficio no actuaba.

En su Topografía Médica G. Cleghorn explica cómo se vivía en Menorca, como se alimentaban, con los nombres de plantas y peces, como se defendían del frio, del calor, como se protegían de las humedades….etc.

G. Cleghorn fue una de las primeras personas que observó con regularidad la meteorología y las circunstancias ambientales. Así medía la temperatura, la velocidad y dirección de los vientos, las horas de Sol, las lluvias, etc. «ojalá algún otro médico hubiese hecho estas mediciones con anterioridad « dice, y continua: «porque ya sabría yo a qué atenerme al enfrentarme a determinadas dolencias…». Téngase en cuenta que en esa época se consideraba que todos los males eran debidos al entorno, el ambiente, los miasmas…

Recientemente nuestro compañero José Muñoz se percató de que en una tienda de antigüedades tenían a la venta un ejemplar de MCDDLXII del mencionado libro de G. Cleghorn, (la 2ª edición de la que carecíamos), a un precio poco menos que inasequible para nosotros. Mientras debatíamos sobre la conveniencia de conseguir fondos para poder adquirirlo, la sorpresa vino de la mano del voluntario británico Ian Warren el cual lo había adquirido con el fin de obsequiarlo a la Fundación. Con éste, son ya 5 los ejemplares originales de distintas ediciones – descritas mas arriba – de los que disponemos, cuyas portadas impresas en facsímil se exhiben – junto a una fotografía del cirujano – en la sala de autopsias del hospital, sala homenaje al Dr. George. Cleghorn.

Otro aspecto conocido del Dr. Cleghorn como persona imbricada en la sociedad menorquina, fue su intervención en el episodio que tuvo lugar con 3 oficiales de su regimiento, los cuales después de desertar del ejército, se escaparon con 3 novicias del convento de Santa Clara de Ciudadela, lo que vino en llamarse «un escándalo en Ciudadela».

Oficiales británicos, anglicanos, que desertan y huyen con novicias, católicas, de un convento de clausura… un auténtico escándalo. Las tres novicias se llamaban Margarita (Albertí, Gomila y Sintas), los oficiales pertenecían al regimiento 22, cuya bandera está expuesta en la capilla anglicana de la Isla del Rey. La Fundación ha editado un pequeño documento en el que se detalla el proceso judicial al que dio origen.

Aun nos faltan los originales de 3 ediciones para completar la colección. A buen seguro, no dude el lector que los conseguiremos.

José Maria Cardona-Natta